Manuel R. de Viguri, antes de cerrar la temporada y celebrar el último programa del CDO, el 13 de junio de 2017.

Manuel R. de Viguri, antes de cerrar la temporada y celebrar el último programa del CDO, el 13 de junio de 2017.


Esta tarde de martes, 13 de junio de 2017, ponemos fin a una etapa maravillosa en nuestra vida, especialmente en la de servidor, Manuel Rodríguez de Viguri, quien, durante cerca de 10 años he permanecido, llueva, truene o haga frío o calor al frente del programa de radio El Cinturón de Orión.

Con el programa de esta semana termina un ciclo de 306 horas de radio emitidas a través de la 95.2FM y de www.radiosanvicente.com que han sido espectaculares, maravillosas.

Jamás antes en la radiodifusión alicantina nadie había llevado con la dignidad y generosidad un programa de radio dedicado a la ciencia y la astronomía como el que termina ahora.

En esta andadura que arrancó un mes de mayo de 2008 me han acompañado un buen plantel de amigos, todos ellos de una u otra manera implicados en el avance y progreso de nuestra sociedad.

Y cómo no podía ser de otra forma, implicados en la divulgación de la ciencia, de nuestra ciencia, la que hacemos en Alicante y, también, más allá.

De esta aventura radiofónica he aprendido que, como afirmaba el astronauta Pedro Duque en noviembre de 1998 desde el interior del transbordador Discovery, “desde el espacio no se ven las fronteras”. Y bajo esta máxima he defendido y defenderé que sin ciencia no hay progreso o, como se dice comúnmente, “no podemos ponerle puertas al campo”.

Dejo el liderazgo de un programa de radio increíble. Con nuestras fortalezas y debilidades, que las hemos tenido. Pero me llevo un buen número de amigos que, al igual que servidor, han compartido su pensamiento y experiencia altruistamente; sin esperar nada a cambio, jamás. Y eso no tiene precio.

Llegado este momento la única moneda con la que se puede pagar toda esta generosidad es con mi más sincero agradecimiento a todos los que han empujado el barco, pero especialmente a la emisora municipal de San Vicente del Raspeig sin la que, indudablemente, este proyecto que hoy finaliza siendo una realidad tangible, jamás habría llegado a buen puerto.

Nadie sabe qué nos deparará el futuro. Y el que lo diga, miente. Pero a buen seguro esa semilla que entre todos hemos plantado crecerá sana y fuerte. Y dará sus frutos.

Por supuesto, dejo un agradecimiento muy especial a mi familia, a nuestras familias.

Particularmente a mi mujer Cristina por su paciencia durante estas 10 temporadas de radio.

Y a mis hijos, que aun siendo pequeños han comprendido que robarles un día a la semana entre el trabajo y la radio bien habrá merecido la pena si, al menos, uno de nuestros oyentes disfruto de nuestro trabajo.

Ahora con vuestro permiso continúo viajando a través del Espacio, sobre esta magnífica y única nave que es la Tierra, nuestro planeta azul.

Por favor, siempre recordad: “Unus pro omnibus, omnes pro uno” (uno para todos y todos para uno).

O como decía la poetisa nicaragüense Gioconda Belli, “La solidadridad es la ternura de los pueblos”.

Seamos pues solidarios.

Será el mejor regalo que podremos hacernos a nosotros mismos y a nuestros descendientes.

Seamos solidarios y seremos felices.

Paz.

Manuel R. de Viguri.

Y aquí e último programa del CDO:

ENLACE DE DESCARGA

 

¡Hasta siempre!

Deja un comentario