La observación del cielo ha sido una base del conocimiento de todas las sociedades antiguas, lo sigue siendo en la actualidad y lo será en el futuro. Los fenómenos celestes cíclicos (como el día y la noche, las fases de la Luna o las estaciones del año), así como los diferentes objetos visibles en la bóveda celeste, han servido de guía y suscitado interés a lo largo de los siglos. Os contamos algunos detalles de cómo es el «cielo sobre Brasil».

 

Todas las sociedades han observado el cielo; ahora bien, ¿observaría lo mismo un griego antiguo que un indígena tupí?  La respuesta es clara: no. Esto se debe a la diferencia de latitud entre Grecia y Brasil, la primera situada en el hemisferio norte y la segunda, en el sur.

En Brasil, una de las constelaciones más populares (o que puede ser vista de una manera más clara por cualquier observador) es la Constelación de Orión —principalmente las tres estrellas del «cinturón» de guerrero, conocidas como «Las tres Marías». Sin duda, la mejor época del año para observarla es el verano.

El cielo sobre São Paulo a 21/03/2016

El cielo sobre São Paulo a 21/03/2016

En el hemisferio sur, en general, es especialmente importante la constelación Crux o ‘Cruz del Sur’, una de las 88 constelaciones reconocidas por la Unión Astronómica Internacional.  La constelación Crux pertenecía a la constelación de Centauro, pero los navegantes europeos comenzaron a llamarla ‘Cruz del Sur’, ya que les ayudaban en sus rutas, al apuntar su eje mayor al polo sur celeste.

Todas las estrellas de la ‘Cruz del Sur’ están representadas en la bandera de Brasil: Ácrux simboliza el estado de São Paulo; Becrux, el de Río de Janeiro; Gácrux, el de Bahía; Decrux , el de Minas Gerais y Juxta Cruzem, el de Espíritu Santo.

Dentro de Brasil, además del Observatorio Nacional de Río de Janeiro, hay dos puntos maravillosos para observar el cielo sobre Brasil: Povoado de Atins (Maranhão) y el Vale do Capão (Bahia).

Vale do Capão – Wikipédia, a enciclopédia livre

Vale do Capão – Wikipédia, a enciclopédia livre

De todas maneras, nuestros ojos (o unos prismáticos o telescopio simple) y un área con poca contaminación lumínica son nuestros mejores acompañantes para observar el cielo sobre Brasil. Quizá, nos haga falta también un mapa celeste y en «Heaven Above» o «Your Sky»  los encontramos para todas las latitudes.

Para los curiosos que no puedan «acercarse» a Brasil, queda la opción que Internet nos brinda: un generador celeste como «Planetarium» .

Disfrutemos del cielo y aprendamos un poco más de él.

Deja un comentario